info@scans.dog

Bogotá D.C.

info@scans.dog

COMO ORGANIZARTE CUANDO TIENES MUCHAS MASCOTAS

Te encantan los animales. Empezaste por unos peces, luego unas cobayas, más tarde te atreviste con un gato y, cuando te has dado cuenta, tienes prácticamente un zoo en casa. Perros, gatos, conejos, peces, ¿cómo estar al tanto de todo? Cuando tienes muchas mascotas es necesaria una buena organización y en eso queremos ayudarte.

 

Cuáles son las necesidades de las mascotas

Atender bien a las mascotas, sin importar cuántas tengas, consiste en atender bien todas sus necesidades. Cuando se tienen muchas, este asunto podría complicarse, pero no es imposible. Estas son las necesidades básicas que deberás cubrir:

 

Comida

Cualquier mascota, sea de la especie que sea, requerirá que la alimentes. Piensa que los animales son dependientes de nosotros, por lo que es nuestra responsabilidad atender esta necesidad. A cada especie tendrás que proporcionarle el alimento especializado para que le aporte los nutrientes y energía que necesita.

 

El agua es otra de las necesidades, pues todas las mascotas necesitarán agua limpia para beber. Incluso en el caso de peces y tortugas, aunque no tendrás que darles un recipiente con agua para que beban, sí tendrás que esforzarte porque su agua, en la que habitan, esté limpia y con la temperatura idónea.

 

Higiene

La higiene es un punto importante a tener en cuenta, especialmente cuando se tienen muchas mascotas. Además de ser una responsabilidad de la tenencia de mascotas, harás que tu casa huela a limpio y no molestarás a los vecinos.

 

 

Perros, gatos, cobayas, conejos y otros animales necesitan baños, lavarse los dientes y cortarse su pelo y sus uñas como mínimo. En el caso de los peces, serpientes, tortugas, iguanas y similares, es fundamental una limpieza de su terrario o pecera para asegurarnos de que viven en un ambiente limpio.

 

Utensilios en buen estado

Los comederos y bebederos, la cama, los juguetes, las mantas o cualquier otro objeto que nuestra mascota use, deberá estar limpio y en buen estado. De otro modo, incluso podría coger infecciones o hacerse daños en el caso de comederos rotos por ejemplo.

 

Paseos

Los animales no han sido creados para estar en jaulas. Aunque los perros son los que mayor necesidad tienen de pasear debido a que necesitan hacer sus necesidades, gatos, conejos y otros, necesitan que los dejes moverse por la casa o el jardín para estirar las piernas. Además, esta será una manera fantástica de hacerlos sentir miembros de la familia y de la casa.

 

Cómo organizarte si tienes muchas mascotas

Has ido ‘acumulando’ tantas mascotas debido a tu amor por los animales que estás perdido, y parece que el día no te llega para suplir todas estas necesidades. La clave está en una sola palabra: organización.

 

Levántate antes

Solo con que madrugues 10 minutos más podrías dejar preparadas a todas tus mascotas antes de irte. Establece una rutina: empieza, por ejemplo, por cambiar el agua y poner comida, limpiar el arenero, pasear a los perros y poner de comer a los peces.

 

Marca horarios

Si no establecemos una rutina horaria, es normal que se nos olvide limpiar la jaula del concejo o dar de comer a la tortuga. Lo mejor es hacer un cuadrante, al menos hasta que tengas todo controlado. Marca las tareas que tienes que hacer todos los días y establece una hora fija para ello, y lo más importante: cúmplela.

 

Luego marca tareas que debes hacer cada dos o tres días como limpiar jaulas; semanales como depurar el agua de los peces; o mensuales como el baño de los perros. Marca un día específico de la semana o el mes y cumple con él. Poco a poco esta rutina será parte de tu vida y podrás hacerlo sin mirar el horario.

 

Organiza la compra

Tendrás que tener alimento suficiente para todos los animales y no podrás permitir que ninguno se termine, así que organiza tu lista de la compra para que siempre puedas tener de reserva. En el caso de las cobayas, por ejemplo, que suelen comer verduras y frutas en su dieta, podrías tener estas cortadas en la nevera para que luego te ocupe menos tiempo y te dé menos pereza.

 

Tú mejor que nadie sabrás cómo organizarte el día, pero recuerda que, para que nada se te olvide, hacer un cuadrante con un horario y cumplirlo es la mejor idea. ¡Ánimo que tú puedes!

 

Acerca del Autor

MisAnimales.com

Blog sobre consejos, cuidados y todo lo relacionado al mundo animal.

Henry Salazar  || 2016

PUBLICIDAD

Scans.Dog

Con  Scans.Dog  tendrás la tranquilidad de que tus mascotas estarán protegidas con nuestras etiquetas de identificación QR. Si tu mascota se pierde, cualquier persona con un Smartphone puede escanear su etiqueta, ver de forma segura el perfil de tu mascota y ponerse en contacto contigo.

Nuestra Info.

Bogotá D.C

info@scans.dog

Facebook

Copyright © 2020 Scans.Dog

Uno de los problemas más comunes, sobre el cual los dueños de caninos buscan y ensayan diversas soluciones, es el manejo del perro con un collar y una correa.

 

El perro que no sabe caminar junto a su guía, que hala constantemente la correa y recorre sin control los lugares que se le antojan, es un perro que necesita de intervención urgente para la modificación de su comportamiento, así como también para la elección de los accesorios que mejor se adapten a su apropiado manejo.

 

Un perro tira de la correa por diferentes motivos. El primero de ellos es simplemente porque no sabe el significado de la correa. Aprender una forma correcta de usarla suele tomar unas pocas sesiones de manejo y control. Esto es válido tanto para el perro como para su guía, puesto que, en general, ninguno de los dos está preparado previamente para ello. Y la respuesta ante una actividad de caminata o paseo será gobernada por lo instintivo en cada uno de los dos. El perro hala en una dirección, el dueño hala en la dirección opuesta.

 

Es fundamental considerar las necesidades propias del perro desde la perspectiva de su especie. Un perro no sabe lo que representa una vía peatonal o una vía para los automotores. Tampoco sabe lo que significa tomar una dirección u otra cuando esta es la pretensión de quien lo guía. No sabe de velocidades o lugares y momentos para detenerse. Su principal interés, probablemente, será el de explorar el espacio, las características de ese entorno particular, enterarse de los acontecimientos recientes y las nuevas noticias, y esto lo consigue principalmente a través de su sentido del olfato.

 

Por lo tanto, la exploración espacial, con todos sus detalles, será la primera necesidad que quiera satisfacer. Y en este proceso, también buscará aliviar sus urgencias inmediatas.

 

Para la caminata o el paseo, que debe considerar la posibilidad de exploración, es más conveniente el uso de un collar plano, fijo y ancho que sea cómodo para el cuello del perro, y que a su vez, nos de la seguridad en la sujeción, esto sumado a una correa o traílla lo suficientemente larga para ofrecerle un rango amplio de movimiento pero que también servirá para establecer los límites a los cuales tendrá acceso durante la exploración.

 

Este tipo de accesorios le permite un margen de libertad al perro, hace que su paseo sea más interesante y seguramente le ayudará a su guía a disfrutarlo también, contrario al sufrimiento que genera el uso de collares y cadenas de ahogo, bozales o pretales de retención, todos estos causantes de presiones en diferentes partes del cuerpo del animal, que algunas veces se acercan al abuso y el maltrato.

 

Es importante entender que el uso de uno u otro accesorio para el manejo y control no garantiza por sí solo un buen resultado. Esto debe ir acompañado de una estrategia pedagógica clara, de sesiones breves y consistentes de práctica, y del establecimiento de un código de comunicación comprensible para las dos partes. En estos casos, la correa se convierte en una línea de comunicación fundamental.

 

Cuando perro y guía dominan el manejo de la correa, esta se convierte en un gran instrumento de ayuda para resolver otras dificultades en el comportamiento, como por ejemplo, el perro que salta hacia las personas, persigue bicicletas o patines, escarba en las bolsas de basura, se sube a los muebles sin autorización, roba cosas de la cocina, busca confrontar con otros perros, etc.

 

El perro tiene capacidades suficientes para aprender y comprender comportamientos adecuados de manejo y convivencia. Que no los aprenda no es su culpa, es responsabilidad de su guía. La práctica de buenas maneras de comportarse hará de la relación con los animales una fuente de diversión que redundará en satisfacciones mutuas. El buen uso de la correa marcará la primera diferencia.